Breve historia del análisis forense, de los delitos a los datos

Los dramas criminales han popularizado los milagros de la medicina forense y cómo pueden ayudar a condenar incluso al criminal más escurridizo.

Desde la reestructuración en 3D hasta el análisis de ADN, el desarrollo tecnológico se ha acelerado exponencialmente en los últimos años, pero las raíces de la ciencia forense se remontan a hace mucho tiempo.

Entonces, ¿cómo llegamos a los poderosos métodos que tenemos hoy?

275 A.C.

Medicina forense antigua

Los antiguos griegos y romanos fueron los primeros en practicar la ciencia forense.  La palabra forense significa “tribunal abierto” en latín.

La primera señal de que la ciencia se utiliza para ayudar a resolver un crimen se remonta a la época de Arquímedes.  El científico, al darse cuenta de que su cuerpo había movido un volumen igual de agua, había inventado un método para determinar el volumen de un objeto.  Cuando el rey de Siracusa sospechó que un orfebre lo había engañado reemplazando parte del oro de su nueva corona por plata, Arquímedes pudo probar que el oro había sido mezclado con plata más barata porque no pesaba tanto.

La ciencia forense nació.

1302

Primera autopsia

Las primeras autopsias ordenadas legalmente se realizaron a partir de 1302 en Bolonia.  Este ejemplo ha sido copiado en Italia y Europa

El Dr. Bartolomeo da Varignana había sido influenciado por el libro chino “Lavado sin imputación ni error”, publicado en 1247.  Esto ayudó a allanar el camino para las autopsias basadas en observaciones científicas. Desde Varignana examinó los cuerpos de personas que habían muerto en circunstancias sospechosas para determinar la causa de la muerte.

Sin embargo, sus observaciones estaban limitadas por el poder del ojo humano y sus instrumentos.

1590

El microscopio

La invención del microscopio ha abierto muchas áreas nuevas de la ciencia forense.  Permitió el descubrimiento de glóbulos rojos y espermatozoides.

Los investigadores forenses podían ahora estudiar pequeñas heridas, cristales, vidrio y las características del cabello y las fibras.

Los restos humanos fueron identificados usando dientes por primera vez.  Los cirujanos militares han producido vastos cuerpos de trabajo detallando las heridas y las causas de muerte.  Por muy poderoso que fuera el microscopio, algunas causas de muerte seguían siendo imperceptibles.

1832

Detección de envenenamientos

En 1832, la química se utilizó por primera vez como prueba en un caso de envenenamiento por arsénico mediante el muestreo del revestimiento del estómago de una víctima.

Antes de eso, el arsénico había sido el veneno perfecto.  Era imperceptible y mortal en pequeñas dosis.  Ya en el siglo XVIII se había ganado el apodo de “polvo hereditario”.

Sin embargo, en 1832 el químico James Marsh diseñó una prueba de arsénico y la usó para resolver un caso de asesinato.  La nueva ciencia de la toxicología nació y el arsénico perdió su atractivo como el arma perfecta para el asesinato.

1835

Combinación de balas

La tasa de asesinatos ha aumentado a medida que el crimen por arma de fuego se ha ido extendiendo.  Un avance en el estudio de la comparación de balas ha ayudado a la policía a localizar a los propietarios de armas de fuego.

En 1835 Scotland Yard rastreó un defecto físico en una bala hasta el molde y descubrió a la persona que la había comprado.  Pequeños defectos en las balas pueden ser medidos y comparados con los barriles de las armas de fuego.  Sin embargo, estos instrumentos no se utilizaron hasta 1926.

Se necesitaba un nuevo tipo de pruebas, permanentes y precisas: la fotografía era la respuesta.

1888

Fotografías de las escenas del crimen

Las primeras fotografías tardaron mucho tiempo, pero los investigadores las adoptaron como una forma de registrar las circunstancias exactas de los crímenes.

Esto ha llevado a un auge de la participación pública en los casos.

Más tarde, el empleado de la policía francesa Alphonse Bertillon fue el pionero de la iluminación estándar, la escala y los ángulos para identificar a los delincuentes con fotografías de perfil y rostros.

Sin embargo, las caras pueden parecer muy similares.  Se necesitaba otro método de identificación más fiable.

1892

Huellas dactilares

En 1892 se fundó la primera oficina de huellas dactilares del mundo en Argentina, después de un caso bien publicitado en el que una huella dactilar ensangrentada identificó a un asesino.

La singularidad de las huellas dactilares se sospechaba desde hacía mucho tiempo, pero en 1892 Francis Galton calculó que las probabilidades de obtener huellas idénticas eran de una en 64.000 millones.  Pronto, los británicos utilizaron las huellas dactilares en la India para identificar a los soldados retirados, de modo que sus familiares no pudieron seguir reclamando su pensión después de su muerte.  La toma de huellas dactilares se ha convertido rápidamente en una práctica estándar y todavía está en desarrollo, cuando los científicos encuentran formas de tomar huellas dactilares de nuevas fuentes.

1901

Tipos de sangre

Los grupos sanguíneos ABO humanos se descubrieron en 1900 y pronto se utilizaron para determinar si la sangre presente en la escena del crimen coincidía con la de un sospechoso o una víctima.

Arthur Conan Doyle escribió sobre Sherlock Holmes usando análisis de sangre antes de que fuera posible en la realidad.

Inicialmente, estas pruebas eran rudimentarias y dieron resultados poco concluyentes.

Se descubrieron otros marcadores sanguíneos y se desarrollaron pruebas para aumentar la precisión hasta que se descubrió que la sangre era tan única como una huella dactilar.  Sin embargo, dado que se requería sangre de la escena de un crimen para realizar pruebas, los científicos forenses necesitaban otras formas de vincular a un sospechoso con un crimen.

1910

Laboratorios criminales

El primer laboratorio forense fue creado en el ático sobre un tribunal.  Este ambiente controlado ha llevado a un importante descubrimiento.

El análisis de partículas de polvo de Edmond Locard le llevó a desarrollar uno de los principios fundamentales de la ciencia forense: un criminal dejará algún rastro en la escena del crimen y se lo llevará.  Llamó a esto el principio del intercambio. Utilizó esta nueva y poderosa técnica para vincular a los sospechosos con la escena del crimen mediante el examen de pelos, fibras y polvo. Se han establecido los elementos centrales de la medicina forense moderna.  Estas técnicas mejoraron hasta la siguiente revolución: el descubrimiento de las pruebas de ADN.

1984

Pruebas de ADN

El descubrimiento del análisis de ADN, que identifica el código biológico único de cualquiera, revolucionó la ciencia forense.

El ADN ha reemplazado a la sangre como el método más poderoso de identificación.  Es invisible a simple vista y detectable en las huellas dejadas por todos los delincuentes, excepto los más atentos.  Inicialmente, los tribunales tuvieron que esperar semanas para obtener los resultados. Tomó 15 años para que los tiempos de resultado se redujeran a un par de días.  En 1996 se creó una base de datos de ADN en el Reino Unido, una poderosa adición a los registros de huellas dactilares. Desde entonces, el poder de predicción de la ciencia forense ha mejorado mucho gracias al uso del poder de la computadora.

2000

Reconstrucciones informáticas

Los gráficos por computador se utilizan ahora para crear evidencia visual convincente para aclarar los eventos de un crimen para los jurados.

Las reconstrucciones en 3D de escenas de crímenes, colisiones de tráfico y trayectorias de proyectiles se utilizan para resolver crímenes.  Sin embargo, las reconstrucciones animadas han sido criticadas como potencialmente engañosas por su capacidad de persuasión. Los métodos más antiguos se siguen utilizando y mejorando regularmente, incluidas las huellas dactilares magnéticas y la fotografía con luz alternativa para ver las pruebas que no son visibles.  La ciencia forense seguirá desarrollando el poder de sus técnicas para garantizar la justicia a través de la lógica y la ciencia.

El concepto de computación forense surgió a principios de la década de 1980, cuando las computadoras personales comenzaron a ser más accesibles para los consumidores, pero aumentaron su uso en actividades delictivas.

Al mismo tiempo, el número de delitos identificados y reconocidos como ciberdelitos ha aumentado, con un aumento del 67% entre 2002 y 2003.

La informática forense es la ciencia que estudia la identificación, almacenamiento, protección y extracción de cualquier dato informático para ser considerado válido dentro de un proceso legal.

Esta ciencia, por lo tanto, es útil en todos aquellos casos en los que es necesario solicitar un análisis forense que tenga el valor de evidencia certificada dentro de una disputa legal de cualquier forma:

  • Fraude electrónico.
  • Infracciones de derechos de autor.
  • Infracciones relacionadas con el contenido (como la pornografía infantil).
  • Infracciones relacionadas con la violación de datos.

El término “experto informático forense” identifica a la figura profesional que trabaja en el ámbito de la delincuencia informática o de los delitos informáticos.  Dado que no existe una definición unívoca incluida en el término “informática forense”, el experto en informática forense debe ocuparse de “preservar, identificar, estudiar y analizar los contenidos almacenados en cualquier medio o dispositivo de almacenamiento”. Como hemos dicho antes, la informática forense permite analizar cualquier forma de contenido y datos presentes en cualquier soporte informático.

Para lograr este objetivo, se prevén las siguientes técnicas

Análisis de conducción cruzada

El análisis cruzado de discos es una técnica para correlacionar la información extraída de múltiples discos duros, por ejemplo, reconociendo posibles organizaciones entre personas o reconociendo anomalías de datos con respecto a patrones específicos.

Análisis en vivo

Exámenes realizados dentro del sistema operativo de los ordenadores analizados mediante el uso de herramientas existentes o creadas ad-hoc para la extracción de información.  Práctica útil en el caso de sistemas con Encrypting File System, donde se puede obtener la clave de encriptación y a menudo obtener imágenes del disco lógico antes de apagar la computadora.

Recuperación de archivos borrados

Es una de las técnicas más comunes implementadas por el software forense moderno.  Muy a menudo, los sistemas operativos y los sistemas de archivos no borran físicamente los datos, lo que permite reconstruirlos a partir de los sectores físicos del disco.  Incluso en ausencia de metadatos asociados con el sistema de archivos, puede utilizar técnicas de recuperación conocidas, como el tallado de archivos, para obtener o reconstruir el material eliminado.

Análisis estocástico

Método de análisis que utiliza las propiedades estadísticas del sistema informático analizado para investigar actividades particulares en ausencia de artefactos digitales a partir de los cuales iniciar las investigaciones.

Métodos antiesteganografía

Técnicas utilizadas por los expertos en informática forense para combatir los delitos relacionados con datos ocultos mediante la técnica de la esteganografía (enmascaramiento de datos dentro de las imágenes mediante la alteración de los bits).  Estas técnicas se basan en la realización y comparación de los hash obtenidos a partir de las imágenes originales y las que se están analizando; esto se debe a que una imagen idéntica tendrá un hash diferente si se altera su codificación en bits.

Análisis básico

Existen varias herramientas disponibles para realizar una investigación forense, incluyendo el código abierto.  Los análisis típicos parten de la consulta manual de los dispositivos, control de los registros en los sistemas Windows, descubrimiento o crack de contraseña, búsqueda de palabras clave correlacionadas con los eventuales delitos, extracción de correo electrónico, imágenes y otra información.



Scroll to Top